jueves, 1 de septiembre de 2016

COMER BIEN TIENE SU SECRETO

Descansar es uno de los placeres que todos buscamos en nuestras vacaciones. Unos elegirán un lugar de relax, silencio y contemplación que permita que su cuerpo castigado por la rutina y las prisas tome el aliento necesario para continuar un año más con los quehaceres diarios. Otros, por el contrario, buscarán unos días de ejercicio intenso en los que cansar el cuerpo y relajar la mente sean el objetivo principal, favoreciendo que, al final del día el sueño reparador les acompañe por muchas horas.
Pero sin duda, algo que también buscamos es comer bien, darnos algún que otro capricho, ya sea en el restaurante, posada o chiringuito, o simplemente en casa, cocinando en familia y haciendo platos que generalmente no disfrutamos por las prisas y los comedores escolares o el ajetreo laboral. 
Los que más difícil lo tienen son los viajeros, cuya aventura lleva asociada, ineludiblemente, la  experiencia culinaria propia de probar sabores y cocinas de lugares exóticos y a veces muy distintos. Pero es una parte del encanto de viajar y de descubrir lugares nuevos.
Tengo una manía. Como no soy de muy buen comer, me gusta que los alimentos estén servidos de forma que me agraden a la vista. Como decía mi abuela, "menges més pels ulls que per la boca" (comes más por los ojos que por la boca). Por eso, tiene gran importancia a la hora de sentarme a la mesa que los platos, cubiertos, vasos, cuencos, copas, servilletas, manteles, etc. sean bonitos, y que cada alimento se sirva en los recipientes adecuados. No me sabe igual.
Por eso me encantaría haber alquilado esta cabaña de vacaciones y encontrarme con ese despliegue de vajilla en la cocina: Platos, cuencos, ensaladeras, jarritas de leche, teteras, tazas de café, de té, hueveras, bases para pasteles, fuentes... Maravilloso! 
Por cierto: no pertenecen todas las piezas a la misma vajilla ni tienen por qué, en ello reside todo su encanto.

Via: Country Chic

viernes, 12 de agosto de 2016

LA CASA DEL PUEBLO

Otra de las opciones para las vacaciones, que sólo algunos tendrán la suerte de poder realizar, es pasarlas en la casa familiar del pueblo. 
Los que ya vamos teniendo una cierta edad, recordamos con especial cariño esos veranos infantiles en los que esperabas con ansia la llegada del solsticio de verano para que tus padres te mandaran unos días, con suerte semanas, a la casa del pueblo dónde habían nacido tus abuelos. Esa casa que había heredado una parte de la familia, justo la que se había quedado sin emigrar a la ciudad, bien en usufructo, bien por renuncia del resto de los hermanos.
Aprender a montar en bicicleta, pelearse a pedradas con los chicos del pueblo, caerse y aparecer con las rodillas peladas, ir a buscar renacuajos a balsas y riachuelos, coger fruta subidos a los árboles, cuidar de los animales... esas eran las actividades más comunes de los niños en vacaciones.
Tener una casa en el pueblo despierta sensaciones dispares. Muchas personas no quieren ni oir hablar de ella y la dejan sin habitar durante años para malvenderla al final a personas a las que la vida en el campo, lejos de las ruidosas ciudades, les parece una buena opción para pasar los veranos en familia. 
Mi consejo es que, tanto si compráis una casa de pueblo, como si la tenéis en propiedad, no dejéis de cuidar su decoración. Nada peor que pasar los veranos en una casa, que decoró alguien hace muchísimo tiempo, en la que os sintáis huérfanos de estilo. Hacer que la casa reviva hará que os enamoraréis de ella y la convertirá en vuestro más preciado tesoro.
Desde hace unos años la corriente retro está en boga en interiorismo, marcando tendencia en los baños: bañeras románticas en hierro fundido, lavabos de pie o senos murales de estaciones de ferrocarril, griferías que evocan tiempos pasados, vitrinas utilizadas antes en comedores o cocinas, accesorios de cristal, cajas de madera...
Baste como muestra este baño que conserva los elementos originales, suelo hidráulico, altas puertas, lavabo mural y una magnífica tinaja de piedra, a los que se han añadido detalles que le confieren ese toque actual especial: la papelera metálica, los focos del techo y ese bidón de cartón prensado, reciclado seguramente de alguna función agraria.
Las vacaciones pasan tan rápido que vale la pena que la casa que nos acoge nos lleve a la mente los mejores recuerdos, contemplando objetos que asociemos a la felicidad.

Via: Country Living

martes, 2 de agosto de 2016

UNA CAMA EXTERIOR.

Las vacaciones son sinónimo de descanso, aunque a veces el trajín que elegimos cuando decidimos hacer un viaje haga pensar en lo contrario. Pero el descanso no tiene porqué ser solamente físico, ya que en los tiempos que corren es casi más importante descansar la mente y desconectarla de la vorágine diaria que dejar el cuerpo a pleno relax.
Afortunadamente muchos de vosotros, seguidores de este blog, también estáis interesados en mi otro blog sonlasfotografiasdemisviajes.blogspot.com, en el que publico fotografías de mis viajes, a través de las cuales os invito a viajar conmigo y a ofreceros la posibilidad de trasladaros al lugar y al momento de cada captura y compartir juntos las experiencias vividas, mediante mis palabras. Por lo tanto, ya sabéis a qué tipo de veraneante me apunto: el viajero, con poco reposo para el cuerpo y gran desconexión para la mente.
Pero esta inclinación no impide que pueda soñar en las decoraciones que me gustaría encontrar en mi lugar de vacaciones soñado.
Si mi elección fuera una casita en el campo, lejos del mundanal ruido y de cualquier pueblo o ciudad, más bien un cottage en Bretaña, Provenza o Cornualles, me encantaría contar con un lugar de reposo y lectura como éste. Es tan encantador!
Fácilmente realizable mediante dos palets, esta cama exterior, cuyo encanto reside en los textiles tan cuidadosamente elegidos y los pequeños farolillos para velas, también DIY, invita a largas siestas, lecturas pausadas y conversaciones en pareja.

Via. KKno

martes, 26 de julio de 2016

UN BOTE EN LA COCINA.

Sí, sí habéis leído bien, no es un bote de cocina, sino un bote en la cocina!.
Imaginaos por un momento ser los afortunados que van a pasar las vacaciones en esta casa, en un pueblo de pescadores con el gusto de poder disfrutar tanto del mar como de ensenadas inmensas junto a la costa para pasear, ir en bicicleta o simplemente salir de pic-nic.
Esta cocina de estilo coastal tiene el encanto de las cocinas de antaño aunque actualizado, con unos muebles preciosos y un suelo de madera de barco pulido espectacular. Pero si el equipo de diseñadores se hubiera quedado en eso, sería una entre muchas con esos elementos tan comunes en las casas con sabor a mar.
Más allá de los armarios a medida, un zócalo alto espléndidamente colocado acorde con el resto de la carpintería y un frente de azulejos de cristal en un verde aguamarina que me encanta, quisieron reproducir el mar en el interior de la casa, en stricto sensu. Y cómo no! Si la casa no puede ir al puerto, el puerto viene a casa. Pensar en una isla en forma de bote de remos, colocar encima unas lámparas industriales que reproducen las poleas de recogida de las redes y unos taburetes íntegramente confeccionados con idéntica madera al suelo, es de una audacia que no influye, sino determina, el resto de la decoración.
Esa pieza central es el eje de toda la cocina y deja en segundo plano otros detalles decorativos que bien valdrían por si mismos una mención especial: el juego de volúmenes, la espectacular pared de piedra de la derecha, las molduras que se reproducen en los muebles y en el techo y el banco de obra, en piedra y pizarra, me parecen preciosos.
Es de esperar que el espacio que se intuye a la derecha sea un office en el que pasar largas veladas en animada conversación con la familia o los amigos.


lunes, 18 de julio de 2016

VIAJAR CON NIÑOS

Viajar con niños siempre resulta complicado, pero si quieres disfrutar de la vida en familia y destinar el tiempo libre de las vacaciones a tus seres queridos no toca otra que buscar alguna opción que satisfaga a todos, aunque no sea nada fácil.
Sólo con pensar en la intendencia que hay que montar con los equipajes me pongo enferma. Recordar lo que necesita cada uno, su ropa, su alimentación, sus medicinas, los anti-mosquitos, los zapatos para todo tipo de terrenos, los equipos de baño, los sombreros, las gafas, los chubasqueros, los protectores solares, … y no te digo nada de cubitos, palitas o rastrillos! Por Dios, si sólo de pensarlo ya estoy estresada!.
Por eso, nada peor que llegar al alojamiento que has alquilado y que sea un desastre. Si después de cargar el coche con todo y con todos y hacer cientos de kilómetros, llegas al lugar de destino y tienes una enorme decepción, se te han fastidiado las vacaciones antes de empezarlas.
En cuanto vi el dormitorio que hoy comparto con vosotros pensé en lo maravilloso que podría resultar alojar a los niños en ese espacio y lo a gusto que me sentiría en una casa así.
Pienso en una familia con varios niños, propios o amigos de los propios, que se desplaza a una casa de campo (ésta está en la Toscana) para disfrutar del entorno paisajístico, las montañas, los ríos, los prados y las huertas con sus animales domésticos por descubrir en su hábitat natural, y cómo no!... de los estanques con ranas.
Estas literas hechas a medida me parecieron espectaculares, robustas, resistentes y amplias, en una palabra, fuera de lo común. La madera reciclada es preciosa y los escalones para subir y bajar seguros, puesto que sirven a la vez de peldaño y agarrador.  Las dos de arriba tienen barandillas, también para asegurar que nadie se caiga… bueno lo de asegurar es un decir porque con niños lo más seguro es que pase lo que no tiene que pasar!
La simplicidad del resto de la estancia hacen pensar en una decoración austera pero elegante, fácil de mantener y con ese encanto del que os hablaba en mi primer post de esta serie: A prueba de bárbaros pero que aporte un plus de felicidad al que ya de por sí nos brindan las vacaciones. 

Via: KK.no

lunes, 11 de julio de 2016

VACACIONES EN LA COSTA

Poco acostumbrados nos tienen los alojamientos costeros a decoraciones cuidadas. Raro es encontrar alguno en el que se haya invertido un poco de tiempo en la decoración. Los propietarios, en ocasiones, escarmentados por los malos hábitos de las personas que alquilan las viviendas, se limitan a “colocar” muebles, utensilios de menaje y textiles, la mayoría de las veces sin sentido estético, más buscando la rentabilidad a corto plazo que el bienestar de los habitantes efímeros.
Pero creo que no estaría nada mal un cambio de actitud. Ser diferente muchas veces trae consigo ese plus que hace que las personas se decanten por una oferta u otra, y normalmente, quien tiene aprecio por la decoración y se fija en ella, acostumbra a ser una persona cuidadosa a la que le gusta dejar lo que encontró como lo encontró. Dedicarse a este tipo de público puede generar, a la larga, más beneficios que tener que estar reformando continuamente el lugar por haber sido ocupado por bárbaros.
Por lo menos a mí me haría mucha ilusión navegar por internet buscando un alojamiento y encontrarme uno como el de la fotografía, con esa decoración tan cuidada que invita a alquilar ese espacio para las vacaciones, aunque cueste un poco más que esos horrorosos apartamentos con muebles rescatados de las casas de los propietarios cuando se cansan de ellos y no saben dónde ponerlos.
No es que pidamos la decoración completa, si lo está mejor, pero con sólo reproducir la mitad del precioso ambiente que respira esa estancia nos conformaríamos la inmensa mayoría.
Me encanta el color en ese tono arena mezclado con el azul ultramar, presente tanto en los textiles como en los elementos decorativos, el juego de texturas de las fibras naturales y la madera, y cómo no, los pequeños detalles que se han repartido a lo largo de toda la estancia: el reloj en la hélice, los percheros, uno de ellos en forma de cola de ballena, los cuadros de conchas, los de corales blancos, las caracolas y para rematar la faena, dos arreglos vegetales en sendos jarrones y maceteros azules que le aportan ese toque de frescor que tanto agradecemos.
¿Quién se apunta?

Via: Pinterest

jueves, 7 de julio de 2016

VERANO, BENDITA ESTACIÓN!

Para muchos de vosotros han empezado las vacaciones estivales. Nada mejor que salir de casa, hacer un viaje o cambiar de aires dirigiéndote a la playa o a la montaña.
Nada de lo que hacemos en nuestra vida está exento de ilusiones. Siempre esperamos que los acontecimientos que están por venir sean placenteros y que nos aporten felicidad, y para ello es imprescindible que lo que nos rodea sea bello, acorde con nuestros gustos y dónde nos sintamos relajados, preparados para pasarlo bien. Y no me refiero solamente al entorno natural o a las ciudades que nos acogen, que también, sino a aquellos alojamientos que hemos elegido para pasar los días de descanso y placer.
Por este motivo, mis próximos post estarán dedicados a esas decoraciones que nos gustaría encontrar en nuestros destinos, aquellas que nos producirían ese plus de felicidad que ya, de por sí, tienen las vacaciones.
Se trata de proyectos decorativos de ambientes de mar y de montaña, de turismo rural pero también urbano, de grandes metrópoli o de pequeños pueblos. Espero que la propuesta sea de vuestro agrado y que disfrutéis tanto como yo de cada elección.

martes, 28 de junio de 2016

EL NEGRO, PROTAGONISTA EN LOS NUEVOS CÁNONES DECORATIVOS

Justo esta mañana, en una página web de decoración, he visto que una de las tendencias que se está aplicando actualmente en los proyectos de decoración es la utilización del negro. Se incorpora en los elementos arquitectónicos, mobiliario, textiles y, como no, en los pequeños detalles que hacen que una estancia adquiera un plus de elegancia, como la iluminación, los objetos decorativos y los arreglos florales. Pero además, combinado con metales como el oro, el cobre o el bronce es tendencia y símbolo de elegancia.
Después de ver esta noticia me he quedado pensativa, puesto que para alguien como yo que ama el blanco por encima de cualquier otro color y que centra sus gustos en decoraciones alrededor de este color como básico, resulta cuanto menos paradójico que la utilización del negro sea una apuesta que cree tendencia. Pero así es.
No es extraño ver fotografías de espacios en los que adquiere un especial protagonismo. Pero no es sólo en los lugares del hogar en los que tradicionalmente se utilizaba, sino que la novedad es que se aplica a otros insólitos: baños, cocinas, zonas de paso e incluso sótanos en los que siempre se había buscado la complicidad de los colores claros y luminosos.
Como muestra esta maravillosa cocina country chic que los propietarios han decidido pintar íntegramente en negro. El resultado es magnífico, puesto que resalta de forma espectacular la madera natural. Los elementos decorativos adquieren una notoriedad potenciada por ese lienzo oscuro que todo lo envuelve. Destacan especialmente los objetos metálicos, como esa preciosa colección de teteras y una lámpara, que apenas se intuye, acorde con las últimas tendencias. Y cómo no, casi imperceptible, pero presente, un pequeño arreglo floral en color rosa en una esquina de la segunda balda. La delicadeza de las flores frente el negro abismo.

Via: Country Living

lunes, 27 de junio de 2016

LOS DETALLES MARCAN LA DIFERENCIA

Todos los que seguís este blog conocéis mi debilidad por los detalles. Creo firmemente que una decoración puede incrementar exponencialmente su belleza o arruinarse del todo con ellos. Son lo que me gusta denominar "el remate".
En las decoraciones minimalistas, cualquiera marca la diferencia. Un jarrón con una rama desnuda, un arreglo floral monocolor, una caja hermosa, una alfombra contrastada, unos textiles adecuados, cambian por completo la estancia.
Si la decoración corresponde a un estilo más recargado, estos detalles son cruciales, ya que pueden aligerar la decoración o convertirla en un ambiente barroco, más recargado e incluso excesivo.
Pero si en algún estilo los detalles son sumamente importantes es en el cottage: cuadros de flores, mantas de ganchillo con mucho color, cojines románticos con estampados florales vintage, lámparas de hierro, jarrones de cristal llenos de flores frescas, accesorios de hierro forjado, pequeñas piezas de madera pintada como vitrinas, botelleros y maceteros antiguos de cerámica son perfectos para recrear la clásica decoración de la campiña inglesa.
Una variante del country/cottage es el que se ha desarrollado en los paises nórdicos, simplificando el estilo al máximo: Si sois amantes de este estilo debéis tener en cuenta siempre que vuestras decoraciones cuenten con muebles blancos y porcelanas estampadas con pequeños motivos dispuestas en estantes exteriores, velas y objetos vintage para disfrutar de momentos de relax cerca de lugares luminosos.

Via: Made in Persbo

lunes, 20 de junio de 2016

UN DORMITORIO CASI EXTERIOR

Disponer de un dormitorio con unas puertas francesas que se abran al exterior de un jardín es un privilegio. Si además el dormitorio es cómo éste y dispone de un techo a dos aguas con unas vigas con la madera en crudo, en amplio contraste con el resto de la estancia íntegramente en blanco, el privilegio es casi de reyes.
En este dormitorio todo se ha cuidado al detalle. La decoración empieza por los mismos muros, el techo y el suelo. Sirven todos ellos de marco de una maravillosa decoración en blanco y grises, sólo rota por algún guiño hacia los colores naturales en lino. 
El mueble a medida incorporado a la pared, la cama mullida con cabecero tapizado, vestida con un conjunto de sábanas colchas y cojines de fresco lino, la butaca en capitoné en la que se desmaya un precioso plaid en color blanco forman un conjunto sin estridencias pero con la elegancia country chic.
El equipo de decoradores no ha dejado ningún detalle por cuidar: los objetos que se han colocado en el mueble todos ellos en fibras naturales o cerámica, el ventilador de techo para las cálidas noches de verano y los tres arreglos florales situados estratégicamente en toda la estancia son los toques finales que potencian todavía más, si cabe, este maravilloso dormitorio.


Via: Houzz

lunes, 13 de junio de 2016

UN BAÑO PARA UN COTTAGE

Mi afición por la decoración me lleva a recorrer páginas y páginas de ejemplos decorativos, tanto en papel como en internet, incluso programas televisivos tanto nacionales como de cadenas extranjeras. Mis últimos descubrimientos han sido sorprendentes. En EEUU y Canadá existe una tendencia de los propietarios a vender sus grandes casas y reducir el espacio de sus siguientes viviendas. Parece mentira que alguien que ha pasado la mayoría de su vida disfrutando de una casa enorme, pueda acostumbrarse a vivir en espacios más reducidos, eliminando todo lo superfluo y quedándose con lo básico para vivir.
Exagerando la tendencia algunos eligen mini-casas de apenas 30 metros cuadrados, en las que viven hasta cuatro personas. A mí se me hace muy extraño, pero viendo alguna de ellas por dentro, entiendo que haya personas que elijan este modo de vida, más sencillo y sin tanto trabajo. Los comentarios de los propietarios después de un tiempo del cambio, son casi siempre muy favorables.
Cuando vi este baño pensé inmediatamente que podría ser el que yo elegiría si optase por una casa pequeña, una cabaña en mitad de la Naturaleza. Las paredes de madera de abedul, la simplicidad de lineas rectas del mueble, las ventanas de guillotina, la silla y la pequeña estantería metálica, todo en el mismo tono, dan sensación de amplitud en un espacio reducido. El resto de los detalles combinan a la perfección con el proyecto, incluso la iluminación con esa bombilla incandescente que tanto me gusta y esa rosa amarilla desmayada en un simple vaso de cristal. 

Via: Houzz

viernes, 3 de junio de 2016

UN PORCHE ENCANTADOR

Ahora que empieza nuestra estación calurosa, nada como aprovechar las largas tardes y las cálidas noches de verano para disfrutar de los exteriores de nuestras casas. 
Claro, algunos de vosotros estaréis pensando que con un porche como éste, ¡cualquiera no disfruta! Pero precisamente he elegido este ambiente por ser un lugar poco corriente en los hogares de la mayoría, en contraposición a otras posibilidades más asequibles y de las que igualmente podemos disfrutar. 
No es necesario tener este porche tan maravilloso, cuajado de flores, buganvillas y hortensias en intensos colores rosa, acompañados por un mobiliario ecléctico que combina de maravilla con los textiles y cerámicas azules, para salir al exterior. Un pequeño balcón, la entrada de vuestra casa en el pueblo o una azotea pueden obrar la magia. Basta un vaso de limonada fresquita, un libro o un dispositivo electrónico en el que almacenar vuestra música preferida, una silla cómoda, luz suficiente y las estrellas como manto para sentirse una persona única, afortunada y próxima a la felicidad.

Via: El Mueble

viernes, 27 de mayo de 2016

UN OFFICE QUE LO TIENE TODO

Cuando antes de iniciar un proyecto pensamos en derribar algún muro para crear ambientes abiertos, imaginando como queremos que sea el resultado, nos cuesta ver en nuestra mente la amplitud que va a adquirir la nueva estancia. El impacto visual de una pared es tan brutal que no lo aprecias hasta que no está. Ese es uno de los problemas que con mayor frecuencia expresan las personas que dudan entre derribar o no. 
El concepto que se ha aplicado sistemáticamente en los hogares europeos es una clara separación entre la cocina y el comedor. No ha sido tanto así en los países escandinavos y en zonas norteñas de Estados Unidos y Canadá en los que el clima frío hacía que cualquier calor procedente de la chimenea, de la cocina o del sol fuera un recurso a aprovechar sin compartimentar el espacio.
Pero todo cambia y las tendencias actuales refuerzan la idea de los espacios abiertos, en los que se facilita la comunicación y la participación de todos los miembros de la familia.
Tengo una amiga que dice que las cocinas en España se diseñaban todas para que la cocinera estuviera de cara a la pared, casi como un castigo, y he dicho bien "cocinera", porque hasta hace bien poco, los hombres no pisaban la cocina ni para prepararse un vaso de leche. Poco importaba si la mujer participaba de la vida familiar mientras cocinaba, el espacio común lo ocupaban el resto de miembros de la casa y la televisión. Afortunadamente esto ha cambiado y quien cocina quiere interactuar con su familia y con los invitados cuando los tiene.
El office de hoy es un claro ejemplo de lo que os quiero contar. Integrar la zona de comedor en la cocina no tiene porque significar "comer en la cocina", tal como se entendía hasta hace poco: una cocina con una mesa y dos sillas en cualquier rincón y de cualquier manera.
Este office, bajo mi punto de vista, lo tiene todo. El mobiliario de cocina es espectacular tanto el propio de la cocina como el del comedor en estilo country chic, blanco en ese decapé sutil tan elegante. El frontal de la cocina en travertino blanco preserva ese magnífico papel pintado que trae al interior la naturaleza exterior, que se aprecia desde unas magníficas puertas y ventanas francesas,. Todo el conjunto se apoya sobre un suelo de travertino fabuloso. 
Y por si fuera poco, los propietarios han tenido el acierto de incorporar el color rosa cuarzo, el color del año, mezclado con púrpura y violeta en los textiles y los arreglos florales. 

Via: El Mueble

lunes, 23 de mayo de 2016

UN RINCON DE TRABAJO A MEDIDA

Tener un lugar de trabajo en casa es un capricho para algunos y una necesidad para otros. No siempre los metros cuadrados de nuestras viviendas nos permiten disfrutar de estos espacios, sobre todo si lo que queremos es disponer de un lugar amplio de trabajo y de almacenaje. 
Una mesa grande y estanterías o armarios para guardar todo lo necesario para trabajar no siempre son posibles, pero por suerte los equipos de decoración profesionales son capaces de entender nuestras necesidades y aprovechar cualquier pequeño rincón para satisfacerlas. 
Este rincón de trabajo es un ejemplo claro de cómo se puede integrar un pequeño despacho en el dormitorio, aprovechando la inclinación del tejado abuhardillado y una esquina sin mucho futuro, destinada, sin duda, a albergar una banqueta, una pequeña estantería, un banco o un rincón de lectura. Con este recurso decorativo se ha logrado multiplicar el espacio sin apenas impacto visual, puesto que la estantería realizada a medida se ha integrado con el resto de la pared pintándola del mismo tono.
El resto del mobiliario, mesita de noche y silla, en madera lavada contribuyen a dar al espacio las tonalidades de un dormitorio sereno que invita a la calma.

Via: El Mueble

martes, 17 de mayo de 2016

UN BAÑO CON BAÑERA EXENTA

Si nos preguntasen a cualquiera de nosotros por su baño preferido y nos mostrasen ejemplos para poder elegir entre las muchísimas opciones que hay en el mercado, seguro que la mayoría en lo que a bañeras se refiere, elegiríamos una exenta. Sólo con verlas te imaginas dentro, con el agua templada, espuma, aceites esenciales y escuchando tu música preferida, disfrutando de tu tiempo sin la interrupción de nadie. Y esos momentos no tienen precio.
Cuando ví este baño me invadió inmediatamente ese pensamiento. Me pareció un lugar ideal para relajarse y para tomar conciencia de un mismo, de su cuerpo y su mente. 
No parece un espacio muy grande, así que no resulta difícil de incorporar la idea en hogares en los que no se dispone de muchos metros, que son la mayoría. Basta simplemente con combinar tres elementos, la bañera, la pintura y el magnífico chandelier.
En este baño han tenido el acierto de integrar la bañera pintándola del mismo color que el zócalo alto y continuar éste mediante la expresión artística, esta vez de un árbol en otoño. Es un recurso decorativo precioso que llena la estancia sin necesidad de nada más. Pero lejos de conformarse con esa belleza, han incoporado el punto de luz sobre la bañera: la preciosa araña de cristal y velas que me ha enamorado.

Via: El Mueble

viernes, 13 de mayo de 2016

TODO EN ORDEN

Para que una estancia se vea agradable y acogedora nada mejor que el orden. Mi abuela, una persona a la que admiraba profundamente y a la que sigo recordando cada día, me enseñó que un día puedes olvidarte de quitar el polvo y no pasa nada, pero si no guardas el orden, por muy limpia que esté la casa, nunca se verá bien.
Y es cierto. El orden es el mejor aliado de la limpieza. Fuera de los más estrictos objetos decorativos, guardar todos los cachivaches que hay por encima de mesas, estanterías, veladores, es decir, a la vista, es imprescindible para que la estancia luzca en todo su esplendor.
Adoro las casas en las cuales todo tiene su lugar y, en las que papeles, carteras, bolsos, pañuelos, llaves, teléfonos móviles, monedas… están a buen recaudo, ocultos de las miradas de los moradores y de los visitantes.
Especialmente importante me parece el orden en la cocina. Es una práctica que no tenemos demasiado interiorizada y siempre caemos en la tentación de tener las encimeras abarrotadas de los más variopintos elementos, sin caer en la cuenta de que lo cotidiano, ver siempre esos objetos en el mismo lugar, no hace que se vuelvan estéticos. Haced sino el ejercicio cuando visitéis alguna casa que no es la vuestra. Seguro que hay objetos que pasan desapercibidos a los habitantes de la casa que a vosotros os chocan. Así pues, aplicaros el remedio y observad vuestra casa con ojos de visitante.
Esta cocina es un claro ejemplo de cómo el orden contribuye a la belleza. Tomad nota de cómo deben decorarse estantes y vitrinas para que el interior no se vea desordenado, y si no os veis capaces de conservar este orden, mejor que optéis por puertas macizas, por cristales opacos, o como en el caso de esta cocina, por cortinillas de tela. 
Un recurso que nunca falla es conservar la misma línea cromática en todos los objetos a exponer, vajillas, porcelana, cristal… así como agruparlos en secuencias repetitivas de elementos similares, siempre en grupos de dos o tres elementos como mínimo. Seguro que triunfais!
Via: El Mueble

martes, 10 de mayo de 2016

DÓNDE ESTÁS PRIVAMERA?

Cuando ya pensábamos que el verano estaba a las puertas, llamando tímidamente a nuestros hogares para entrar, una borrasca, seguida de otra y luego otra, ha hecho truncar todos nuestros anhelos. Pero la primavera es así, variable, cambiante, inestable y caprichosa… y por ello, maravillosa.
Lejos de sentirnos defraudados debemos aprovechar estos días en los que la temperatura se ha tornado más cálida a pesar de la lluvia, y preparar nuestra casa para la irrupción, esta vez casi en tromba, que va a hacer el verano. Y es que siempre pasa lo mismo, las estaciones intermedias son cada vez más cortas y pasamos del abrigo a la manga corta en apenas dos o tres semanas.

Preparar nuestro hogar es un aliciente que no debemos pasar por alto. Hay unos elementos clave para ayudarnos a ello. 

COLOCAR PAPEL PINTADO en alguna de las paredes del dormitorio o del salón. Un papel pintado que nos llene la estancia de frescura, de colores primaverales coordinados con los textiles renovados, dejando los terciopelos, chenillas y lanas en los armarios para cuando termine el calor. 


DECORAR NUESTRA TERRAZA, por pequeña que sea, aunque se reduzca a un balcón o un poyato de una ventana con frescos arreglos florales, faroles, velas, jaulas decorativas y macetas decoradas con nuestras manos.




Otro recurso imprescindible es COLOCAR ARREGLOS FLORALES en lugares estratégicos para que pasear por nuestro hogar nos evoque a la naturaleza, en su explosión mágica propia de la estación. Los verdes aportan frescor a los ramos, los blancos resultan luminosos y, si optáis por los coloridos, no os equivocaréis si elegís flores en todos malvas y rosas.

¡FELIZ TRABAJO!

Imágenes Via: El Mueble


domingo, 8 de mayo de 2016

PAREDES OSCURAS... POR QUÉ NO?

Todos los que seguís mi blog, a los que estoy inmensamente agradecida, conocéis mi debilidad por el blanco, pero al ver este comedor, sentí una extraña sensación de agrado fuera de lo normal.
Cuando me encuentro con una estancia con paredes oscuras, mi mente automáticamente realiza la segunda derivada y se sitúa en esa misma estancia con las paredes en blanco. El resultado siempre es favorable a esta última opción, pero al hacer ese ejercicio en este comedor, obtuve como resultado que es mucho más atractivo tal como está. El contraste con los magníficos muebles, (propios del estilo Shabby Chic que los situaría en lugares de colores claros, pastel, con estampados florales antiguos) con ese muro de color marrón chocolate, en combinación con ese suelo en damero hidráulico, me parece un acierto absoluto del equipo de decoración.
De esta forma, se huye de los tópicos y se resalta la belleza del mobiliario. El aparador, un antiguo expositor de pastelería, la mesa desgastada y las sillas metálicas con tapicería floral en el respaldo y lisa en el asiento, combinadas con la perfecta lámpara con pantallas de lino, llenan la estancia de una belleza singular.
Ni que decir tiene que todos los objetos decorativos de este comedor han sido seleccionados con exquisito gusto: el reloj, el cuadro, el espejo, los recipientes para galletas, las bandejas de presentación de dulces, y cómo no, los diversos arreglos florales y vegetales que se han colocado de forma estratégica para aportar frescura. 
No nos puede pasar desapercibido que la estancia se prolonga hacia el exterior mediante el recurso decorativo de colocar una  decoración similar en la pared lateral que abre la estancia hacia el jardín.

Via: El Mueble

martes, 3 de mayo de 2016

UN DESPACHO EN UN ESPACIO DE PASO

Hace poco, algunos amigos de las redes sociales iniciaron una cadena para mostrar el lugar en el que se inspiran, allá donde nacen sus ideas, sus escritos, sus artículos, sus obras.
Me pareció una idea fantástica y quedé sorprendida en muchos casos. La mayoría, como son gente tiene la cabeza muy bien amueblada y precisan de orden para estructurar sus pensamientos, cuenta con lugares muy agradables para escribir, pintar o simplemente leer. Algunos, entre los que me encuentro, escriben en cualquier lugar, hora o circunstancia con la simple compañía de su portátil.
Creo que la mejor solución es disponer de un lugar fijo en el que te sientas a gusto, acorde con tu personalidad y en los tonos que más te inspiran. 
Si tuviera que elegir alguno para mi casa, y dado mi amor por la decoración de estilo transicional, creo que me costaría mucho decidirme. Pero si algo tengo seguro es que sería un lugar en el que predominaran las piezas blancas, bien en el mobiliario o en los accesorios, y seguro que tendría papel pintado en el frente. Un mural, por ejemplo, como el que mostré en esta entrada (Un elegante rincón de trabajo)
Este rincón de trabajo reune varios de los requisitos imprescindibles. Una pared rica en molduras de escayola que ve interrumpida su continuidad por un papel pintado geométrico (Papier Peint 95/6034 de Cole and Son), muy sesentero, en colores turquesa con reflejos metalizados, una rectilínea mesa de despacho de color miel, al igual que el perfecto suelo de madera, y una silla Flow de diseño italiano. Para poder estar del todo a gusto, sólo me faltaría un pequeño arreglo floral de rosas blancas en un jarrón esférico metalizado.
Y no quiero olvidarme de la pieza que, junto con las molduras, imprime ese aire clásico y elegante que tanto me gusta en contraposición a lo contemporáneo: el cuadro oval, con ese maravilloso marco y la imagen de una señora de época. Genial!

Via: Houzz

viernes, 15 de abril de 2016

UN PEQUEÑO MILAGRO

A pesar de que soy una fan incondicional de las paredes blancas, tengo un amor casi místico por el papel pintado. Existe tal variedad en el mercado que es dificilísimo decantarse por uno u otro cuando tienes un proyecto en marcha y has decidido que vas a utilizarlo en alguno de los muros, como friso o zócalo, o bien en la restauración de algún mueble.  
De mi experiencia puedo concluir que nada como aplicar papel pintado para que se produzca un pequeño milagro: viste una pared desnuda, ilumina el fondo oscuro de un mueble, aporta frescura o elegancia según su patrón y, en definitiva, cambia la apariencia de cualquier estancia.
Se trata de un material que ha tenido fluctuaciones en decoración a lo largo del tiempo. En algunas épocas fue imprescindible en cualquier hogar pero en otras, como han sido estos últimos años desde la década de los 80, dejó de utilizarse. Lo peor es que en la década de los 80 se sustituyó por la moda del horrible gotelé, que tantos problemas nos ha dado a muchos a la hora de quitarlo. Personalmente lo detesto.
Cambiar la apariencia de un dormitorio, por ejemplo es tan fácil como pasar una tarde de sábado o domingo haciendo una pequeña reforma: colocar papel pintado en la pared de detrás del cabezal. Bastan unos escasos rollos, cola, una brocha para encolar y un cepillo alisador y… a estrenar dormitorio! Un cambio de estación es la época más apropiada para hacerlo.
Aprovechad ahora. Con la inmensa variedad de papeles pintados que hay en el mercado, tiendas on-line y grandes superficies destinadas a la decoración, seguro que encontraréis el vuestro... si os podéis decidir entre tantos, porque la dificultad mayor está ahí, en decidirse sólo por uno!

Via: El Mueble

viernes, 8 de abril de 2016

EL ROSA QUARZO. EL COLOR PANTONE DEL AÑO.

Cada año Pantone elige uno o dos colores que van a marcar tendencia. En 2016 los colores elegidos han sido el rosa quarzo y el azul serenity, ambos colores pasteles que tradicionalmente se han utilizado para decorar dormitorios infantiles: el rosa para niñas, el azul para niños.
Las mamás más tradicionales seguro que prepararon los cuartos infantiles con esos colores, sin sospechar siquiera que algún día se convertirían en el "color of the year".
Fuera de esta aplicación tradicional no resultan colores que se hayan utilizado para decorar salones, dormitorios de adultos u otras estancias de la casa: cocinas, baños o zonas de paso. 
Mi consejo es que no abuséis de ninguno de los dos colores, sino que los utilicéis de forma puntual en algún textil, pantallas de lámparas, objetos decorativos de porcelana o la loza de la cocina, por ejemplo. 
Personalmente me encantan ambos colores. Bajo mi punto de vista crean espacios serenos, muy acordes con personalidades románticas, amantes de la luz y de los cromatismos poco estridentes, aunque si se combinan adecuadamente pueden ofrecer el contrapunto de luz a unos tonos terracotas, granates, azules intensos y grises.

Via: El Mueble